De empresas y Keynes

El sector exterior: colchón para las empresas

Leyendo hace unos días la sección económica de El País, encontré dos noticias que, a pesar de estar muy relacionadas, se trataban por separado y explicaban bastante bien la situación actual por la que están pasando las grandes empresas españolas. Una hablaba sobre el peso, cada vez mayor, de la facturación extranjera sobre los ingresos de las empresas nacionales mientras que la otra, informaba sobre un acontecimiento nunca visto en la historia española: el saldo conjunto negativo de las empresas que cotizan en el Ibex 35.

La globalización, a día de hoy, no es un hecho, es una forma de vida. A pesar de que las empresas españolas se han incorporado más tarde que el resto de la mayoría de países desarrollados, esto no ha impedido su expansión por distintas regiones del globo, ganando poco a poco una buena situación competitiva. Tanto es así, que en 2012, la cifra de negocios conjunta de las empresas cotizadas pasó a depender en un 62,4% de la facturación exterior. El principal mercado foráneo de actuación ha sido Latinoamérica, seguido de Europa, Asia y Estados Unidos. Esta diversificación de mercados les ha protegido de las crisis económicas de distintas áreas geográficas, principalmente de la crisis española, donde las ventas de estas empresas sólo han aumentado un 1,4%.

En contraste a estos buenos resultados, 2012 ha sido, si no el peor, uno de los peores años para la economía española. La caída del consumo interno, las subidas constantes de impuestos y demás “ajustes” que el Gobierno ha ido introduciendo, pensando que funcionarían, tenían que afectar a las empresas de alguna manera. Efectivamente las ha afectado, por primera vez en la historia española el saldo conjunto de las empresas del Ibex ha sido negativo, pese a los buenos resultados exteriores, que han supuesto un colchón salvavidas para muchas empresas.

Pero estos resultados dependen de otros factores a parte de los gubernamentales. La estrategia de expansión internacional se basó, casi para todas las empresas, en el endeudamiento. Endeudamiento que ahora ha pasado factura en forma de intereses, que han mermado los resultados obtenidos. Además, al hablar del Ibex hay que tener en cuenta que está formado por empresas que pertenecen al sector bancario y al inmobiliario. Estos sectores han sido los más perjudicados por la crisis (amén de culpables de la misma), por lo que las dotaciones y provisiones que han tenido que llevar a cabo para sanear sus cuentas les han hecho incurrir en grandes pérdidas. Por ejemplo Banco Santander destinó unos 14.000 millones a dotaciones.

Estos resultados no sólo afectan a las propias empresas, sino que muchos de los accionistas que invirtieron en ellas para obtener dividendos no verán sus expectativas cumplidas, ya que si no hay beneficio, no hay dividendos que repartir. Pero no sólo afectan a los inversores directos, estas pérdidas afectan también al conjunto de españoles, pues las empresas han pagado sólo 2.203 millones en concepto de impuesto de sociedades, un 69% menos que el año pasado. Aunque son cifras que la gente de a pie no es consciente, los efectos en la economía son devastadores.

Para concluir, el futuro de las empresas en España es bastante negro, ya que a la creciente desaparición de pequeñas y medianas empresas se le ha unido las grandes pérdidas sufridas por las grandes empresas;  y más negro aún si tenemos en cuenta las previsiones para el 2013 y la nueva subida de IVA que están planeando por orden de Europa. Sin duda alguna, para que las empresas españolas sigan creando riqueza, tendrán que seguir expandiéndose fuera de nuestras fronteras, conquistando nuevos mercados las que ya están fuera y estableciéndose en otros mercados distintos al español aquéllas que aún no han salido.

Aquí os dejo las noticias que he tomado de referencia: la facturación extranjera y los resultados negativos de las empresas.

Javier Candel Cordero

Una reforma educativa útil

Este artículo se ha publicado en el blog de la Escuela Europea de Negocios, Capital Empresarial. Como comenté anteriormente, este blog tiene artículos muy interesantes sobre actualidad económica y empresarial. Os dejo con un pequeño fragmento:

“Dada la importancia que han adquirido la economía y los mercados por la crisis, ¿no es necesario preparar a los chavales para este “nuevo mundo financiero”? ¿Cómo van a comprender la volatilidad de la situación actual sin unas nociones básicas de economía? Hace unos años se realizó un estudio entre universitarios para saber el grado de conocimientos que poseían acerca de esta materia. La nota media fue de 3,89; no hace falta decir más.

Una de las muchas pegas que la gente ponía a esta medida en los foros y blogs (único medio donde se discutió el tema con cierta profundidad) era el poco tiempo libre que les quedaría a los niños, dado que ya estaban muy cargados de materias. Sin duda alguna, materias como religión, educación para la ciudadanía y similares son mucho más útiles para la formación académica y el desarrollo social.”

Si os parece interesante, seguid leyendo en Capital Empresarial. Espero que os guste.

Javier Candel Cordero

La inversión extranjera directa: fuente de crecimiento nacional

Aprovechando la cumbre que se celebró en Chile el pasado fin de semana entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), voy a dedicar el artículo de esta semana a hablar de la inversión directa extranjera.

Está claro que ningún país puede alcanzar un desarrollo elevado por su propia cuenta, necesita la ayuda de otros países para poder experimentar un crecimiento sostenible en el tiempo. Este hecho se refuerza con los efectos de la globalización. Por ello, la inversión extranjera es imprescindible para el crecimiento de un país.

Un Estado puede recibir capitales extranjeros de diferentes maneras. La forma de financiación más rápida es la inversión extranjera indirecta que se realiza a través de préstamos de otros países u organismos internacionales y mediante colocación de activos financieros en las carteras de inversión de los otros países, como bonos y deuda soberana. Sin embargo, de esta manera los países inversores no se involucran demasiado, solo se preocupan de obtener sus cuotas e intereses.

La otra manera que tiene un país de recibir capital foráneo es la inversión extranjera directa. De esta forma, los particulares y empresas adquieren una participación significativa (mayor al 10% del capital) de empresas del país (inversión extranjera directa mixta) o constituyen empresas en el propio país (inversión extranjera directa única). Con este tipo de inversión, los países inversores se preocupan más del país destinatario, pues su estabilidad y crecimiento condiciona los rendimientos obtenidos.

Los efectos generados por estas inversiones en el país destinatario son muy positivos, siendo algunos de ellos: mayores opciones de consumo, mejora de la competencia del sector, creación de puestos de trabajos y aumento en la generación de riqueza del país. Efectos más que deseables por cualquier Estado, pero nadie da duros a pesetas. Para que un país se beneficie de la inversión extranjera, debe dar una imagen de estabilidad política y económica a largo plazo, además de inspirar confianza, ofrecer ventajas fiscales y laborales que muchas veces pueden chocar con su legislación.

En el caso de España, hemos pasado de ser un país receptor a un país proveedor. La causa primera de este cambio ha sido, sin duda alguna, la crisis económica, que ha echado a perder el atractivo que teníamos a la hora de invertir, pues ahora no destacamos, precisamente, por ofrecer una imagen estable ni política ni económicamente hablando. Este cambio de tendencia también se debe a la mayor cantidad de empresas españolas que se empiezan a dirigir al extranjero, especialmente América Latina, que se ha convertido en un motor muy importante de la economía española y, por extensión, de la economía europea.

Para terminar, decir que algunas medidas nacionalistas y “populistas”, aunque permitan a los dirigentes de un país disfrutar de un buen baño de masas, pueden tener efectos devastadores en la economía nacional a largo plazo, como ocurrió con el caso de la expropiación de YPF, que afectará negativamente a la economía argentina, pues ¿quién va a querer invertir en un país que de la noche a la mañana expropia una filial de una de las mayores petroleras del mundo?

Javier Candel Cordero

Entre la espada y la pared

El Banco de España emitió hace un par de días un comunicado que suponía un duro golpe al ahorro tal y como lo conocen los pequeños inversores (es decir, la inmensa mayoría de la población): recortar la rentabilidad de los depósitos. Se acabaron esas rentabilidades del 3 y hasta del 4%, el Banco de España ha acotado el tipo de interés de los depósitos a un año al 1,75%, al 2,25% en el caso de los depósitos a 2 años y al 2,75% para aquellos depósitos que excedan los dos años.

deposito_eva

Pero, ¿por qué trabar la principal fuente bancaria de captación de dinero de los ahorradores? Pues precisamente para eso, para poner fin a la guerra encarnizada de las entidades financieras por la captación de pasivo, que está sangrando sus márgenes financieros y poder ser así más solventes. “Hay otros productos financieros aparte de los depósitos”, dirán algunos. Ninguno se escapa de la quema: pagarés, bonos, seguros…  ninguno podrá ofrecer rentabilidades elevadas, a excepción de los fondos de inversión (salvo los fondos garantizados).

Sin embargo, los productos orientados para los grandes inversores, como las sicavs, estarán exentas de esta limitación. Además, el Banco de España ha “flexibilizado” la ley, permitiendo a las entidades ofrecer tipos mayores para sus mejores clientes. ¿Dónde deja esto al pequeño inversor?

Sin duda, los pequeños ahorradores se verán obligados a la inversión directa en bolsa, renta fija y fondos de inversión, si quieren sacar algún rendimiento a sus ahorros. Un mundo desconocido para la inmensa mayoría, pues exige mucho tiempo y dedicación, y que no encaja del todo con su perfil de riesgo, por lo que seguramente muchos de ellos, acudirán a sociedades gestoras de inversión (los famosos brokers). Curiosamente, el mismo día del anuncio de esta noticia, Hacienda anunciaba que las sociedades gestoras de inversión, exentas de IVA hasta la fecha, se gravarían con un 21% de IVA. ¿Coincidencia? Puede que no, pero ni a propósito habrían conseguido semejante combinación.

En definitiva, una medida que ha llegado tarde por parte del órgano supervisor de la banca española y que ha convertido a los bancos, prácticamente, en una hucha a ojos de los pequeños inversores. Una vez más, la ambición y la mala gestión llevada a cabo por las entidades financieras han vuelto a golpear a los más afectados por su mala praxis. Aun así, mejor esto que tenerlo debajo del colchón…

Fuente de la imagen: El Economista

Javier Candel Cordero

Participaciones preferentes: ¿un producto “a colocar” o una inversión?

Uno de los temas más debatidos y criticados durante este año, ha sido el concerniente a las participaciones preferentes. Se ha acusado a los bancos de “colocar” estos productos a sus clientes, los cuáles, una vez que han querido recuperar su inversión, han visto que no podían hacerlo o que su valor había disminuido considerablemente, quedándose en la ruina algunos, como hemos podido ver esta semana con los encierros de los afectados por las preferentes de Novagalicia. Pero, ¿por qué se ha llegado a esta situación? ¿Ha sido mala praxis bancaria o la ambición de los afectados?

Las participaciones preferentes son un tipo de producto financiero que son emitidas por una empresa o sociedad que busca financiación. Se encuentran a medio camino entre las obligaciones y las acciones, aunque tienen los siguientes matices:

  • Otorgan sólo derecho de cobro de dividendos, perdiendo el derecho a voto en la Junta General que otorga la posesión de cualquier acción.
  • La remuneración el primer año suele ser fija, siendo a partir del segundo año referenciada al Euribor. Incluso puede ser nula, todo depende de los beneficios obtenidos por la empresa.
  • Tienen carácter perpetuo, aunque el inversor se puede reservar el derecho de cancelación en función de las condiciones que ofrece la empresa en la contratación.
  • Cotizan en el mercado secundario, generalmente en el AIAF (Asociación de Intermediarios de Activos Financieros).
  • En caso de quiebra o concurso de acreedores, los propietarios de estos productos están por delante de los accionistas a la hora de cobrar.
  • Tienen una alta rentabilidad (en torno al 7%), por lo que llevan asociado un alto riesgo de impago.

Ya que conocemos qué son y cómo funcionan, entonces ¿cuál ha sido la controversia con este producto? El principal problema ha sido la intermediación bancaria. Los bancos, para conseguir sus objetivos de captación de capital, han abusado de la confianza de sus clientes habituales y no tan habituales, haciéndoles creer que se trataba de un nuevo tipo de depósito a plazo fijo con una alta rentabilidad. Una vez descubierto el engaño, los inversores que han intentado recuperar su dinero, han percibido una cuantía menor a la invertida, debido a la cotización en el mercado secundario (pues muchas de las operaciones se realizan en mercados no organizados) y a que muchas de estas preferentes eran de bancos y cajas que han quebrado, como por ejemplo Bankia.

Sin embargo, en este juego hay más de un jugador, no se le puede achacar la culpa de todo este engaño a los bancos. No olvidemos que existen unos “vigilantes” que velan por que todos los agentes del mercado respeten las normas de juego. ¿Qué ha pasado con el Banco de España, supervisor de Bancos y Cajas? ¿Y con la CNMV, supervisor del mercado de capitales? Sin duda alguna, la pasividad de estos agentes ha tenido también parte de culpa, y lo peor de todo es que no es la primera vez que se les pasa una “irregularidad” de este estilo. Tampoco los afectados pueden “irse de rositas”, pues si bien muchos ignoraban este tipo de productos, otros pocos conocían algo de su mecanismo o se han dejado cegar por su atractiva rentabilidad, olvidándose del riesgo que llevan estos productos.

Una vez llegado a este punto, que cada cual saque sus propias conclusiones.

 

 Javier Candel Cordero

Coca Cola pierde su liderazgo en China

Con el revuelo causado el lunes por la absorción de Banesto a manos de Banco Santander, sin duda alguna, protagonista económica del día, otra noticia pasó desapercibida, o bien no se le dio la importancia que podría tener: Coca Cola ha perdido su liderazgo en el mercado de bebidas chino.

Este hecho demuestra, una vez más, la bestial potencia de China, que ha sido capaz de echar un pulso al gigante americano por excelencia. Y es que, la marca china Jiaduobao, cuya producción está basada en té herbal, ha obtenido un 11% de cuota de mercado, un punto porcentual más que la marca americana. Alguien podrá pensar que por un punto no pasa nada o que no es para tanto, pero en un mercado con una concentración tan significativa, cada decimal de ventaja son miles de clientes perdidos, sobre todo en un país con más de 1000 millones de habitantes como China.

Coca Cola, líder mundial en el mercado de bebidas no alcohólicas y poseedora de las marcas de refrescos más famosas (como por ejemplo Coca Cola, Fanta, Sprite, Nestea o Aquarius) es el modelo de empresa multinacional. Siendo una de las más antiguas en el mercado mundial, consiguió su objetivo de darse a conocer en todo el mundo y, además, ha sido, probablemente, la única empresa capaz de adaptarse a las diferentes culturas existentes y adaptarlas a su propio beneficio, creando un consumo masivo de su producto a nivel mundial.

Entonces, ¿por qué ha perdido el liderazgo en el mercado chino? Coca Cola respondió a esta noticia, alegando que para el estudio sólo se habían tenido en cuenta las latas, olvidando las botellas. En mi opinión, puede deberse a que Coca Cola, como líder, se ha “acomodado” y no ha visto la amenaza que representaba ese competidor chino,  mucho más antiguo que la marca americana. Otro motivo puede justificarse por las grandes diferencias culturales y una mal enfocada campaña de marketing, aunque es mucho más improbable, dada la maestría “marketiniana” de la que Coca Cola ha hecho gala a lo largo de toda su historia.

Sea cual fuere la verdadera razón de esta victoria, Coca Cola ha  descubierto un rival capaz de arrebatarle el primer puesto en un mercado nacional, cosa que Pepsi, su principal rival mundial, ha logrado en contadas ocasiones. Lo que es más que seguro, es que Coca Cola ahora mismo estará desarrollando una investigación de mercado y una campaña de marketing sin precedentes en este país, que ha sido de los pocos en darle un susto. Otra cosa segura es que China se está abriendo al mercado internacional sin perder su identidad cultural, pues ni Coca Cola ha conseguido arraigar un elemento cultural tan “occidental” como es beber Coca Cola.

Fuente: El Economista

Javier Candel Cordero

Españoles…¿por el mundo?

Este artículo se ha publicado en el blog Capital Empresarial, perteneciente a la Escuela Europea de Negocios. En este blog, además, podréis disfrutar de otros artículos muy recomendables de los alumnos de dicha escuela. Os dejo un pequeño fragmento:

“Si hacemos un test rápido de asociación de ideas, seguramente más del 90% de la gente piense en Coca Cola, Mc Donald ’s o cualquiera de esas grandes empresas que se han adueñado del mundo. Sin embargo, si preguntamos sobre multinacionales españolas, probablemente se tomen un par de segundos antes de contestar, y es que la presencia de empresas españolas fuera de nuestro territorio es reducida en comparación con otros países.

Alguien puede no estar de acuerdo, decir que empresas como Zara o Banco Santander son gigantes en su sector a nivel mundial. Pero, ¿cuántos años han tardado en dar el salto? Mientras que las compañías americanas, inglesas o francesas ven el mercado internacional como un gran filón, los españoles no se lo plantean hasta haber agotado el mercado nacional, como si de un pez gordo que necesita cambiar de pecera se tratase.”

¿Os parece interesante?¿Estáis de acuerdo con lo que se cuenta en el artículo? Pues ya sabéis, id a Capital Empresarial y leed sobre este tema,  que trae de cabeza a las empresas españolas y afecta, sobre todo, a los jóvenes que se ven obligados a abandonar el país para buscar trabajo.

Javier Candel Cordero

marketips

Todo sobre marketing y publicidad

Oscar Vallejo

Otra forma de ver la economía de forma sencilla

Capital Empresarial

Escuela Europea de Negocios - MBA - RRHH - Marketing - Blog

Energy Eficiency and Renewable Energies

Un blog de Eficiencia Energética y Energías Renovables

El Blog de Hugo González González

Curiosidades y Reflexiones Personales

" Just Business Profit ''

Diego López López : Economía, Marketing y actualidad como forma de vida

De empresas y Keynes

El blog de Javier Candel Cordero

Free Economy

El blog de Miguel Martín Llorente